martes, 5 de mayo de 2009

Bon Scott y la “generación supervivientes”


Tengo que reconocer que el anuncio me inquietó. El cartel publicitario consistía en una telecaster y una mecedora. La cadena anunciante era tv3. Mi subconsciente asoció rápidamente conceptos que luego han resultado erróneos. Como en la mayoría de casos, me quedé corto. Yo imaginé un reality en el que chicas con acné, procedentes de Blanes, cantarían éxitos de Sopa de Cabra, un gordito a dieta de alcachofa cocida de les Borges Blaques repartiría simpatía voceando el “menja avellanes” de Els Pets o a un simpático chico, con inclinación sexual ambigua, interpretaría el “boig per tu” de Sau delante de unos padres emocionadísimos. Para completar el cocktail habría un jurado formado por tipos especializadísimos, con un cartelito con su nombre y cargo delante una botella de agua mineral de la Sierra de Prades.
En lo único que no me equivoqué fué que sería un reallity (poco mérito por mi parte en los tiempos que corren) y que por medio andaría el ínclito director de maratones y otros eventos musicales listos para ser dirigidos en la cadena (bastante previsible también)
Esta tarde escuchando el programa de Toni Clapès (en Racc1) han hecho un resumen de lo acontecido la última emisión. Lo que han contado y los cortes que han puesto me ha parecido todavía más ridículo que lo que mi mente pudo imaginar en el momento que vi aquel anuncio. Por lo que he entendido, un coro de ancianos dirigidos por el ínclito director de maratones intentaban interpretar el "Highway to the hell" de ACDC dirigidos por la batuta del amigo. Luego en los sucesivos cortes de radio los ancianos opinaban sobre la canción. Y digo ancianos, porque no tengo claro sus edades, pero posiblemente si Bon Scott estuviera vivo les iría bastante a la zaga.
Cuando la ignorancia es digna de caricatura y mofa ( en muchos casos premiada), el “roconrolt” (como los llaman los expertos de la zona noreste) no sale de un puto CASAL (y ahora no estoy hablando de ancianos que han crecido bailando a son de pasodoble y que lo más punk que han visto es a Raimon aporreando una guitarra española) y existe una tropa de trepas que llevan veinte años poniendo los codos y acaparando subvenciones, es difícil que haya una industria con cara y ojos donde las propuesta realmente interesantes lleguen a ser solventes. Por suerte ellos saben que, muy a su pesar, el talento está en otra parte y que también se hace “roconrolt” fuera de Casales.
El que se de por aludido que llame a su manager o haga una canción protesta. No te jode. Yo prefiero “Supervivientes” y los del Racc también.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal